Nacionales VOLVER

La súplica del detenido por el femicidio de Ludmila Pretti: "Por favor, no me maten"

Los detalles de la captura de Cristian Jerez. La autopsia determinó que la víctima murió por asfixia y esperan las pericias para confirmar el abuso sexual.

9 de septiembre de 2020 20:56

Sigue la conmoción por el femicidio de la adolescente de 14 años Ludmila Pretti en Francisco Álvarez. Este miércoles, se conocieron nuevos detalles de la caída del único sospechoso. Cristian Jerez fue atrapado en un descampado, cuando llevaba casi 48 horas prófugo. De la comisaría donde había declarado como testigo, lo dejaron ir con la excusa de que necesitaba ir a buscar el DNI.

Mojado, frío y sucio. Así encontró el lunes por la noche la policía al hombre de 19 años. Estaba con el agua literalmente hasta el cuello en un arroyo ubicado a tan solo 15 cuadras de distancia de su casa y escena del crimen.

Una división de perros que olfatearon su rastro y la triangulación de celdas que permitió rastrear su celular fueron las claves del operativo ordenado por el fiscal Federico Soñora. Con estos elementos, el sospechoso terminó cercado y finalmente fue detenido por los efectivos de la DDI de Moreno-General Rodríguez y la división Búsqueda de Prófugos y Personas Desaparecidas de la Policía Federal.

Jerez no admitió su culpabilidad en ningún momento, pero tampoco la negó. En cambio, sí tuvo un pedido, al borde de la súplica, cuando los Bonaerenses lo sacaron del agua. "¡Me entrego, por favor no me maten!", fueron sus palabras según confió una fuente policial a Infobae.

De acuerdo a la información aportada por la fiscalía, el acusado había cambiado el chip original de su teléfono para desviar a los investigadores pero la maniobra no le consiguió demasiado tiempo. La división Tecnología Aplicada de la Federal realizó el cruce de antenas, que ubicó al celular cerca de su casa. Ese dato derivó en los rastrillajes que poco después descubrieron su escondite.

La autopsia

El informe preliminar de los forenses determinó que Ludmila fue ahorcada con el pañuelo que llevaba en el cuello. La hipótesis más fuerte sostiene que la víctima intentó defenderse de una violación y la asesinaron. Sin embargo, resta conocer el resultado de las pericias complementarias ordenadas por el fiscal para confirmar, o no, si la adolescente fue abusada sexualmente.

Ludmila había ido el sábado a una fiesta de cumpleaños que se llevó a cabo en la casa del ahora detenido. Su bien al principio hubo testigos que aseguraron haberla visto salir por la madrugada en un remis, más tarde el sistema de geolocalización permitió constatar que en realidad nunca había vuelto a salir de ese lugar.

El domingo por la noche fue su propio tío, efectivo de la policía, el que encontró su cuerpo en una habitación de esa vivienda, semidesnudo debajo de la cama de Jerez y tapado con dos colchones.

Fuente: TN

Comparte tu opinión | Dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.