Nacionales VOLVER

Escándalo en el Parlasur: aunque está prófugo, Pepín Rodríguez Simón quiso hacer de diputado... y no lo dejaron

Rodríguez Simón está prófugo de la justicia argentina, acusado de operar con jueces, fiscales y espías para perseguir opositores durante su gobierno. Igual se presentó en la primera reunión presencial del Parlasur en Montevideo, adonde está refugiado desde que se escapó. Hasta la UCR le reclamó que se entregue.

Pag12
5 de abril de 2022 08:28

Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, quien sigue recluido en Uruguay para esquivar a la Justicia argentina, apareció en forma sorpresiva en la sesión de este lunes del Parlamento del Mercosur, en Montevideo, y tuvo que retirarse en medio de abucheos y un fuerte repudio. "¡Simón es un prófugo!" "¡Entregate!", le gritaban con cánticos. La primera en reaccionar fue la parlamentaria Elena Corregido (Frente de Todos): "No podemos consentir que un prófugo de la Justicia argentina, donde existe la democracia y se respeta el Estado de Derecho, esté sentado aquí decidiendo cuestiones vitales para los países de la región", advirtió, y fue aplaudida. Pero el llamado de atención vino también desde adentro de Juntos por el Cambio, cuando María Luisa Storani subrayó que, como vicepresidenta de la UCR y en nombre del partido, le pedía "encarecidamente" "que se presente ante la Justicia". Este jueves la Comisión de Presupuesto y Etica votaría un dictamen para expulsarlo del cuerpo.


A diferencia de sesiones anteriores del Parlasur esta fue presencial, por eso causó mayor perplejidad la aparición en persona del exoperador macrista. En otra ocasión se había metido en el Zoom, algo que era más esperable. Después de escuchar a Corregido, pidió derecho a réplica. En un comienzo, el presidente del parlamento, el paraguayo Tomás Bittar, atinó a permitirle hablar, pero despertó el enojo de varios miembros que estallaron en cadena. Pepín aprovechó para colar unas palabras, pegado al micrófono, lo que hacía que su voz retumbara por demás mientras despotricaba ironías sobre el "espíritu democrático y republicano". "¡No estoy prófugo!", gritaba. Bittar, desbordado y enojado, llamó a un cuarto intermedio después del cual Rodríguez Simón insistió: "¿Entonces tengo mis tres minutos?". Frente a su pregunta volvió a resonar el rechazo en la sala, con silbidos y abucheos.

Oscar Laborde (Frente de Todos) tomó la palabra y recordó que está todo dado para que el jueves se reúna la Comisión de donde saldrá el dictamen con una propuesta sobre el futuro de Rodríguez Simón. La posición mayoritaria propone expulsarlo y la minoritaria tolera su permanencia. "Que se inhiba de hablar hasta que la comisión se expida", pidió Laborde. Ahí Bittar, ya con decisión, omitió a Pepín, que se enfureció.

-- Le agradezco la invitación a autocensurarme --volvió a pegarse al micrófono.

Lo que probablemente el exasesor de Mauricio Macri no esperaba fue la exposición que vino apenas después. "Como vicepresidenta de la Unión Cívica Radical recientemente asumida, quiero pedirle al señor Rodríguez Simón, porque además es miembro de un partido político del cual formamos coalición con el radicalismo, que se presente en la Justicia argentina, que en la Argentina se vive un Estado de Derecho y que él tiene la posibilidad de defenderse", planteó ante el parlamento María Luisa Storani. Repitió esta última frase con un subrayado: "le pido encarecidamente". Después de eso a "Pepín" no le quedó otra opción que retirarse del recinto.

La situación del operador

Rodríguez Simón se escapó a Uruguay hace un año y cuatro meses, tras quedar imputado en una causa donde se le atribuyen amenazas y extorsiones a los accionistas del Grupo Indalo, que muestra cómo funcionaba la mesa judicial macrista. A la jueza María Servini le presentó pasajes dando cuenta de su supuesto regreso, pero se quedó en el país vecino y allí pidió refugio ante el llamado a indagatoria de la magistrada. Alegó ser un "perseguido político". La Comisión de Refugiados (CARU) uruguaya rechazó el pedido de asilo, pero la última palabra la tiene la Justicia de Uruguay, que aún no resolvió si lo reconocerá como refugiado (pese al rechazo del organismo especializado) ni qué hará con el pedido de extradición. Pepín tiene pedido de captura internacional, también de extradición y prohibición de salir de Uruguay.

En la sesión del Parlasur, la diputada Corregido repasó la situación de Rodríguez Simón y explicó ante las y los presentes que "la indagatoria" en Argentina ofrece una instancia para "defenderse". "Podía haberse presentado y mostrado su inocencia en los hechos que investiga Servini, que es la jueza natural. Sin embargo, el parlamentario Fabián Rodríguez Simón decidió profugarse (...) Cualquier otro ciudadano argentino que es citado a indagatoria no tiene otra que presentarse a declarar", dijo Corregidor. Su pedido de refugio, dijo, le parece "indignante e inadmisible", tratándose de un "delito común". "Da vergüenza ajena. Es más, el expresidente Macri está en la misma causa y, sin embargo, como no se profugó puede salir del país a jugar al bridge y volver. No hay ninguna cuestión de persecución judicial. Si se hubiera presentado a la indagatoria estaría presente aquí como uno más, podría ir y venir", expuso la parlamentaria, quien pidió que no vote. "No puede el parlamentario Rodríguez Simón viciar este Parlamento con su presencia y con sus acciones (...) nos quita credibilidad", se quejó.

Después de la sesión, la parlamentaria Corregido habló con la AM750 y relató que "fue una situación muy incómoda" ver al operador en el recinto. "Es una burla a los argentinos y a la Justicia argentina que una persona prófuga se sienta con derecho a representarnos", evaluó. También sostuvo que, por el tiempo transcurrido sin que se resuelva su extradición, en Uruguay "evidentemente hay una protección política". "No cualquier persona puede fugarse a un país vecino, no cumplir con la Justicia y que le den todo este tiempo", advirtió.

Dictamen de expulsión

Este jueves deberá reunirse la Comisión de Presupuesto y Ética, para definir un dictamen sobre la situación de Rodríguez Simón en el Parlasur. Esa comisión tiene diez integrantes, siete de los cuales suscriben un dictamen que propone echarlo.

El texto dice que "la conducta desplegada por el denunciado en cuanto revela un menosprecio por la Justicia de su país una vez que su partido político ya no detenta el poder público atenta contra los principios y valores básicos que deben caracterizar a la institución y al comportamiento de sus miembros, en donde la conducta basada en los principios éticos y morales que respondan a los valores de transparencia, integridad y honestidad entre otros, hacen al respeto y la confianza que la sociedad deposita en sus representantes y en la institución de la cual forman parte". Esa es la posición de los argentinos Jorge Cejas, Cecilia Britto, Julio Sotelo, los representantes de Paraguay Edith Benítez y María Mignarro, el uruguayo Daniel Caggiano y el brasileño Ailindo Chinaglia. El dictamen minoritario, a favor de Pepín, es impulsado por Humberto Benedetto, de Juntos por el Cambio, con apoyo del uruguayo Conrado Rodríguez.

Todo hace suponer que la cuestión será tratada por el pleno en la primera sesión de mayo. Para la expulsión se necesita una mayoría especial.

Comparte tu opinión | Dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.